133578287_3092542287636063_3933588860451329436_n.jpg

cuidados

Normalmente, los cachorros de Mastín del Pirineo son animales sanos y vigorosos. Sin embargo, debido a su gran tamaño y rápido crecimiento, necesitan unos cuidados básicos, sencillos pero importantes.    

 

Acostúmbrelo desde el principio a ser limpio, a saber cual es su lugar en la jerarquía de la familia, a ir a la correa sin dar tirones, a no pedir comida cuando Vd. come, etc.... enséñele, en suma, a comportarse. Y empiece a hacerlo cuanto antes. Un perro educado es una fuente de satisfacciones. Lo contrario no le traerá más que problemas. Y educar a un perro no es difícil. Por lo general basta un libro básico de comportamiento canino y, eso sí, un poco de sentido común.

042.JPG

En lo que concierne a su salud, desoiga los consejos de los habituales espontáneos y confíe en su veterinario, que es quien debe asesorarle sobre los más conveniente para su compañero de cuatro patas.

Piense que, además de su belleza y de su imponente aspecto, la razón por la que el Mastín del Pirineo esté ganando adeptos año a año en todo el mundo es por su inigualable carácter,  que roba el corazón de  quienes traban contacto con él.

 

Es conveniente cepillar al Mastín con frecuencia y vigilar su peso, ya que si el perro hace poco ejercicio y se lo alimenta mucho para resaltar su masividad, la estructura ósea se puede resentir. Es importante no descuidar la educación del cachorro y mostrarse firme desde un primero momento. El Mastín tarda en atender a las órdenes y es necesario paciencia y constancia.

 

Como en otros perros de tamaño grande o moloso, el Mastín de los Pirineos puede ser candidato a sufrir la temida torsión de estómago. Los factores que la propician son las comidas abundantes y en una sola vez, comer demasiado rápido, comer antes y después de hacer ejercicio o beber abundantemente.

Logo Marinero png.png